El pintor Antonio López nos acompaña a Soto del Real

Compatir en Facebook Compatir en Twitter Enviar por email Más...

Una mañana dentro del Aula de Cultura de Soto del Real donde el pintor y escultor Antonio López nos contó por qué se dedica a esa tarea: “entrego a los demás algo, el arte gusta a las personas y eso me vale para vivir. El arte es algo que nos hace mejores, mejora a vida“.

Acompañando su charla por la proyección de algunas de sus obras más conocidas se produjo un coloquio muy interesante donde Antonio López fue respondiendo también a las preguntas e inquietudes de los internos participantes.

Para este autor es muy importante el vínculo de las cosas que quieres pintar, del natural, ver cómo cambia la realidad. Por eso sus obras tardan años en completarse. En el cuadro “Madrid hacia el Observatorio” Antonio López, nos cuenta que, lo pintó durante 20 años, todos los agostos desde 1965 a 1985. “Hacía mucho calor, era el infierno, pero a veces el infierno puede ser interesante. Hay que saber que lo que vamos a pintar es algo que nos interesa, no a todo el mundo le interesa lo mismo”. Este cuadro se pintó en 20 años todos los agostos dese 1965 hasta 1985. Ante la pregunta ¿cómo decide cuando el cuadro está terminado? “Porque te cansas -se ríe-, y porque ya has puesto suficiente de ti y de la ciudad”.

antonio lopez2      antonio lopez

Madrid es una de las grandes protagonistas de las obras de Antonio López y el pintor nos contó lo interesante que le resultaba pintar la ciudad porque hay cosas muy atractivas en ella “El arte tiene la capacidad de aproximarse a algo prestigioso. El español tiene la capacidad de ver en las cosas modestas algo grande”. Cuadros de la Avda. América, de la Gran Vía. Para pintar este cuadro tenía que ponerse en medio de la calzada en plena Gran Vía “veía venir los coches hacia a mí, fue una aventura preciosa”, nos cuenta Antonio.

Además de su relación con la escultura también habló de su encargo del retrato de la familia real. Hicieron una sesión de fotos pero el resultado no le gustó, le gusta trabajar al natural, y finalmente fueron a su estudio para que trabajara en el cuadro.

Antonio López ha participado con Solidarios también en el taller de expresión artística de la cárcel de Navalcarnero, y en todo momento se ha mostrado dispuesto a compartir sus experiencias con los internos y animarlos a  acercarse al arte “todas las cosas que sentimos y que muchos a veces no las podemos expresar, el arte lo puede expresar”.