Fútbol por la confianza

Compatir en Facebook Compatir en Twitter Enviar por email Más...

Con el objetivo de generar una relación diferente entre las personas sin hogar y la policía municipal, el viernes 15 se jugó un partido de fútbol solidario y se compartió una merienda sin que hubiera diferencias entre las personas participantes. Personas sin hogar, voluntariado y policía municipal compartieron equipo y juego generando vínculos que puedan contribuir a promover la confianza mutua  y una mayor coordinación a futuro.

Esta actividad quiere fomentar también el acceso al ocio como herramienta para la inclusión de las personas sin hogar.

Este encuentro está organizado por Solidarios, RAIS, Realidades, Acción en Red y  la Unidad de Gestión de la Diversidad de la Policía Municipal de Madrid, cuenta con la participación de personas sin hogar vinculadas a diferentes recursos de la red de atención de Madrid.

 

futbol2 futbol1

Un partido de fútbol es un espacio de ocio del que las personas sin hogar se ven privadas en la mayoría de las ocasiones por su situación de exclusión y por la falta de relaciones personales y afectivas dentro de una comunidad. Por eso desde el grupo de ocio “Qué se sueña en una acera”, compuesto por varias de las entidades participantes, se propuso como actividad cuando desde la Policía Municipal de Madrid se mostró el interés de hacer una acción conjunta.

La Unidad de Gestión de la Diversidad de la Policía Municipal de Madrid tiene entre sus funciones la investigación de hechos de discriminación, intolerancia y también los delitos de odio, entre ellos los de “aporofobia” que afectan a las personas sin hogar, fundamentalmente a las que están en situación de calle. Según el estudio realizado por el Observatorio Hatento, el 47% de las personas sin hogar han sufrido algún tipo de agresión de este tipo, 1 de cada 3 ha recibido insultos y vejaciones y 1 de cada 5 algún tipo de agresión física. Muchas veces estos casos no son denunciados por quienes los sufren por sentirse excluidos/as de una sociedad que los rechaza y por miedo a no ser tenidos/as en cuenta, según el mismo estudio sólo denuncian el 13%. Por eso iniciativas como esta donde poder generar vínculos de relación diferentes con la Policía Municipal pueden ayudar a mejorar este problema, estableciendo cauces de comunicación más fluidos donde se conozcan las necesidades de las personas sin hogar y éstas confíen más en la policía.

Además de para jugar al fútbol, la ocasión ha servido para compartir una merienda preparada por los voluntarios/as y las personas sin hogar. Fomentar la participación de las personas sin hogar en espacios comunitarios y “normalizados” genera encuentros positivos donde  lograr empatía y dejar en evidencia que todas las personas tienen algo que ofrecer y el beneficio social siempre es mutuo.

Nuestra sociedad vive de espaldas a las personas sin hogar, las más visibles son las personas que están en situación de calle, en el peor nivel de deterioro y exclusión, sin embargo son muchas las personas que viven sin hogar y acceden a la red de recursos sin que eso signifique que se encuentren integradas socialmente. Actividades de encuentro y convivencia como esta, donde las personas sin hogar puedan mostrarse como iguales con sus capacidades y proyectos, permite romper los prejuicios y favorece una sociedad más igualitaria e implicada para resolver este problema.