“Me gustan tus años”. Historia de Demetrio y Felipe

Compatir en Facebook Compatir en Twitter Enviar por email Más...

Felipe

Felipe es traductor. Su dominio del inglés, del francés y del portugués ha contribuido a que haya trabajado en varias ocasiones con Amnistía Internacional. Ha hecho voluntariado en varias organizaciones, tanto en Madrid como en el extranjero. Estuvo en India. Está acostumbrado a las personas mayores. En su familia lo son su padre y su madre y otros con los que tiene un vínculo.

Demetrio

Demetrio fue ebanista y encofrador. Se jubiló cuando cerraron el taller donde trabajaba. Vive solo en una pequeña casa llena de fotos y de recuerdos, donde a veces recibe visitas de una sobrina o de un sobrino-nieto. Otras veces consigue que alguien lo lleve a un centro de mayores. Ahí se encuentra a otras personas mayores con trabajadoras sociales, enfermeros y médicos.

Nunca tuvo hijos ni se casó. Sus bromas y carcajadas chocan con la confesión que ha hecho más de una vez: “todas las noches, cuando me voy a la cama, tengo la esperanza de no despertar al día siguiente”. Sus reflexiones sobre lo que supone llegar a su edad con tantas limitaciones físicas choca con la “edad dorada” que a veces se vende desde algunos medios.

demetrio-felipe

Felipe es voluntario del programa de Acompañamiento a Mayores. Viene desde hace un año a casa de Demetrio, donde ambos charlan. De vez en cuando, salen a la calle, van a algún bar a conocer a la gente. Pero la bombona de oxígeno y la poca movilidad de Demetrio dificultan estas salidas.

“Alguna vez me ha contado de sus amoríos”, dice Felipe entre las risas de todos, incluso de Demetrio, orgulloso de la fama de enamoradizo que se ha ganado entre sus voluntarias y sus voluntarios.

Los días de Demetrio son más llevaderos con la compañía de Felipe y de otros voluntarios que ha tenido, tanto de Solidarios para el Desarrollo como de Amigos de los Mayores.

“Son una distracción, me aportan compañía, son mis amiguetes”. El voluntariado contribuye a que se olviden las dolencias y las limitaciones físicas durante muchos ratos. Por su parte, Demetrio enriquece los días de Felipe con experiencias y aprendizajes vividos durante años.