Salud mental

Compatir en Facebook Compatir en Twitter Enviar por email Más...

fotografia / photography

Los trastornos mentales son más frecuentes de lo que imaginamos y pueden afectar a cualquier tipo de persona. Según datos oficiales, una de cada cuatro personas en España sufrirá un problema de salud mental a lo largo de su vida. Los expertos denuncian un aumento de los casos, sobre todo los relacionados con la depresión y la ansiedad.

En España hay cerca de un millón de personas con una enfermedad mental grave, que sufren el estigma y la discriminación. Luchan cada día para salir adelante pero muchos acaban aislados y recluidos en sus casas por miedo al rechazo y la incomprensión.

¿Qué hacemos?

Creamos grupos de apoyo que realizan salidas y actividades de ocio (exposiciones, excursiones, paseos, etc.) para favorecer la integración de las personas con enfermedad mental. La falta de ayuda y la barrera del estigma son los principales obstáculos a los que se enfrentan para romper con el aislamiento. Los grupos de voluntariado son un gran apoyo que favorece una participación real de las personas con enfermedad mental en la vida social.

El Voluntariado consigue:

- Reforzar la capacidad, la autoestima y las relaciones sociales de las personas con enfermedad mental.

- Construir una red social de apoyo duradera.

- Que se sientan escuchados, comprendidos, valorados.

- Un mayor aprendizaje y disfrute de la vida, a través de las actividades de ocio, las conversaciones, la amistad…

- Construir una relación personal fuera del contexto de la ‘enfermedad mental’.

- Ofrecer un espacio libre de estigmas, prejuicios y paternalismos.

La situación de las personas con enfermedad mental

(Fuente: Confederación Salud Mental España)

Estigma y discriminación

El ‘estigma’ es la atribución de cualidades negativas y despectivas a un colectivo de personas, que pasan a ser vistas y tratadas a través de prejuicios y falta de información. A las personas con problemas de salud mental se les considera imprevisibles, incapaces para trabajar y tomar decisiones, poco inteligentes, débiles y agresivas. Estereotipos que no se corresponden con la realidad, pero que influyen en las actitudes y comportamientos de la sociedad.

El estigma y la discriminación son la principal barrera que encuentran para la recuperación, el bienestar y, en definitiva, tener una vida plena y normalizada.

Desmontando los mitos sobre las personas con enfermedad mental

Son violentas y peligrosas.

Al contrario. Son más susceptibles de ser víctimas de un acto violento que de cometerlo. Esta imagen distorsionada está muy relacionada con la imagen que dan los medios de comunicación, los titulares sensacionalistas y el cine, que relacionan la enfermedad mental con crímenes y actos delictivos, utilizando términos peyorativos como “loco” o “perturbado”.

Las enfermedades mentales son incurables y nunca se recuperarán.

Pueden mejorar y mejoran. Pueden llevar una vida plena. Lo más adecuado es que la persona reciba un tratamiento desde un enfoque integral que pueda combinar tratamiento farmacológico, medidas de rehabilitación socio-laborales y apoyos psicológicos y familiares.

A mí no me puede tocar.

Una de cada 4 personas desarrollará a lo largo de su vida algún tipo de trastorno relacionado con la salud mental. Son múltiples los factores que intervienen y nuestra salud mental es algo que debemos cuidar y prevenir.

No pueden trabajar

Claro que pueden y, además, el trabajo tiene un efecto rehabilitador que articula sus vidas. No sólo les aporta una fuente de ingresos que les permite llevar una vida autónoma e independiente, sino que es un factor integrador que les permite abandonar el rol de enfermos y para convertirse en ciudadanos de pleno derecho.

 

Me ofrecen la oportunidad de relacionarme, sin tener que cambiar mi carácter para ser bien recibido…creo que hay voluntarios que cuando llegan se sorprenden por la ‘normalidad’ del grupo”.

Pedro

37 años, diagnosticado con esquizofrenia y participante del programa