Nada humano me es ajeno

Compatir en Facebook Compatir en Twitter Enviar por email Más...

2014 08 01 Nada humano

 

Esa frase la escribió Publio Terencio Africano, esclavo manumitido y autor de comedias de éxito en la Roma republicana, que puso en boca del personaje Cremes de su obra El enemigo de sí mismo, escrita en el año 165 antes de Cristo. Probablemente no haya otra que exprese con mayor contundencia e intensidad el significado profundo de la solidaridad, la justicia y la humanidad.

El fundamento más íntimo de los seres humanos radica en la necesidad que tenemos unos de otros, más allá de las necedades puritanas o calvinistas que pretenden lo contrario y se resumen en el lapidaria y falaz principio de que uno sólo debe cuidarse de sus propios asuntos y nada más. Porque no es cierto que haya asuntos propios, tan propios y personales, que sólo a uno mismo atañan. Incluso en algo tan común como viajar en automóvil, debemos confiar en que nadie que vaya en sentido contrario invada nuestro carril por accidente, estupidez o mala fe. Hasta ese punto dependemos unos de  otros. Todo está enlazado, relacionado, vinculado, conectado y todos nos necesitamos. O no podríamos ser ni estar.

Las cuestiones y problemas más dispares nos atañen, nos afectan o nos afectarán. Por eso la frase de Terencio es, debe ser, lema de todos los seres humanos.

 

Xavier Caño Tamayo
Periodista y escritor
Twitter: @xcanotamayo