Del escenario a la intimidad del teléfono para acompañar en tiempos de la Covid-19

Compatir en Facebook Compatir en Twitter Enviar por email Más...
  • A través de la iniciativa “Cuentos de acompañamiento”, las narradoras y narradores orales de la Asociación Mano regalan buenos momentos a personas que lo necesitan

El espíritu solidario está en todas las personas. Nos lo demuestra nuestro voluntariado cada día, pero también personas y colectivos que se están acercando a Solidarios por primera vez para ofrecer su talento y motivación para aligerar la soledad de las personas a las que nos dirigimos con nuestros programas. Es el caso de la Asociación Madrileña de Narración Oral (Asociación MANO), un colectivo integrado por narradoras y narradores que se dedican al oficio de contar historias y que se han puesto a disposición de Solidarios para hacer llamadas a personas sin hogar, mayores, con diagnóstico mental o con discapacidad para contarles cuentos breves con los que acompañarles, ayudarles a evadirse y pasar buenos ratos.

Mar Amado, miembro de la Asociación MANO, explica que la iniciativa “Cuentos de acompañamiento” nació de la voluntad de querer colaborar con personas que no tienen acceso a espacios artísticos en la situación excepcional que existe por el confinamiento. Pese a que el arte de la narración oral se expresa sobre un escenario (del tipo que sea) e incluye gestos, cuerpo, presencia física y voz, en estos momentos han querido aportar algo a quienes lo necesitan mediante el teléfono, de manera que se enriquece tanto quien escucha los cuentos como quien los cuenta. “Para mí es maravilloso contribuir con lo que yo sé”, afirma.

A Mar Amado se suman Anselmo Sainz, Mamen, Roberto, Mar del Rey, Cristina y más. Cerca de 25 narradoras y narradores solidarios que facilitan la sonrisa, el alivio y muchas emociones al otro lado del teléfono. Las llamadas no tienen una duración determinada; si bien las historias narradas son breves, la conversación puede alargarse por la propia interacción entre narrador/a y persona que recibe la llamada.

Esta iniciativa no podría haber tenido más éxito. Así, María Luisa, de Sevilla, comenta sobre la llamada que recibió, “me hizo soñar; ha sido una experiencia maravillosa que pienso repetir, es que tuve una dosis de relajación”; África y César cuentan que lo han pasado genial, “hemos acabado charlando, riéndonos y pasándolo bien, en seguida hemos conectado”; y Charo está muy agradecida “porque me ha levantado mucho el ánimo”.

Las llamadas dan mucho de sí, además de los cuentos breves, son una oportunidad para hablar de sus vidas, compartir cómo se sienten y qué les evoca las historias que les cuentan. Una  forma de salir del confinamiento y viajar con la imaginación. Así lo cuenta Patricia, de Murcia, a quien la llamada le ha servido para desconectar por completo del confinamiento, “te sumerges en la historia y desconectas de la rutina diaria”, comenta.

Ángela, mujer mayor que también colabora como voluntaria de Solidarios en el Punto Creativo y Artístico Intergeneracional deI IMAS, en Murcia, es también una contadora de historias y la llamada le ha inspirado para crear su propia narración con la que transmitirnos sus impresiones: “No tengo palabras para agradecer el rato tan agradable que me hizo pasar. Entablamos al final una conversación, parecía que éramos amigas de toda la vida”.

Para Alejandro, de Sevilla, la experiencia con la llamada de Roberto ha sido “breve, pero intensa” y se quedó con ganas de más. La próxima semana tanto él como otras personas sin hogar, mayores, con diagnóstico de salud mental y personas con discapacidad volverán a recibir las llamadas y escuchar nuevas historias con las que sentirse menos solas y más queridas.

En este enlace puedes acceder a los blogs y canales de las narradoras y narradores de la Asociación MANO, donde comparten vídeos de las historias que cuentan.