El taller de arte recibe la visita del grupo de ocio de prisiones

Compatir en Facebook Compatir en Twitter Enviar por email Más...

Dentro del programa de personas sin hogar en Madrid estamos desarrollando semanalmente un taller de arte donde los participantes, residentes en el Albergue San Isidro para personas sin hogar, buscan expresarse por medio de diferentes técnicas.

En esta ocasión, han compartido la tarde con el grupo de ocio de prisiones, y las personas que están en régimen abierto también han acudido al taller para conocer este trabajo y expresarse con herramientas artísticas.

Para empezar, María Angulo, la coordinadora del taller, hizo una breve exposición de qué es el Espacio Arte en Cantarranas, lo que hacemos y en qué esperamos que se convierta ese espacio. Roxana, una de las personas de San Isidro que participa en el taller, contó lo que hacía ella, enseñó y explicó un dibujo que había realizado en la sesión anterior.

        

Después merendamos en unas mesas que habíamos instalado en el jardín y charlamos un rato, y cuando terminamos nos pusimos a dibujar. Habíamos preparado una actividad simple en la que poder jugar con el material implicando el azar y la imaginación.

Éramos unas 30 personas. Distribuimos por las mesas las paletas, pinceles, acuarelas en tubo, trapos y una hoja de papel para cada participante. Fátima, una de las voluntarias, describió el ejercicio:  efectuando manchas de color en una de las caras de la hoja y doblando por la mitad debíamos hacer presión para crear una composición abstracta.

La simetría crea extrañas formas a las que la mente enseguida da un sentido (es la base del test de Rorschach). Cada uno se encuentra en un punto de partida diferente y desarrolla su obra basándose en estas manchas formadas por la acuarela líquida. La imaginación hace el resto. Pronto el patio se llenó de insectos, frutas, dragones, figuras humanas…  La curiosidad invita a observar los que hacen los demás, el ambiente se distiende y la interacción es más dinámica y fluida. El factor lúdico y la sorpresa propiciaron la diversión y suplieron la falta de técnica o pericia con los materiales artísticos. Cada uno sacó al artista que lleva dentro, sin el complejo de no saber, porque imaginación y ganas de inventar tenemos todos y todas. Los resultados a la vista están.