Pilar Plata: “Al principio me daba como apuro decir que era voluntaria”

Compatir en Facebook Compatir en Twitter Enviar por email Más...

Pilar Plata (13)

Aprovechamos el último día de voluntariado de Pilar Plata antes de un viaje a la India para que nos cuente su experiencia en Solidarios. Llega puntual a Cantarranas, el local en Ciudad Universitaria (Madrid) donde se reúnen las personas voluntarias de lunes a jueves para preparar el café y demás cosas que llevarán a la ruta, cuando se encuentran con personas sin hogar en distintas zonas del centro de la ciudad. Se acaba de hacer socia de la organización.
Pilar, nacida en Plasencia hace 31 años, hace voluntariado con personas sin hogar desde hace dos años. Vino a Madrid hace ocho, después de terminar la carrera de Administración y dirección de empresas en Salamanca. Trabaja como consultora en Accenture.

¿Cómo conociste Solidarios?
Me enteré de la existencia de Solidarios cuando fui a hacer voluntariado en Marruecos, Estuve quince días dando clases a niños en Errachidia. Conocí a una voluntaria de Solidarios. Rocío (Pérez Doménech) me habló del programa, me interesó, me metí en la página y fui la reunión donde explican los voluntariados. Por mi trabajo y porque soy de fuera, personas sin hogar se adecúa a mis horarios. Vine un día a hacer la entrevista con Jesús, el responsable del programa, y me quedé de ruta. Hice primero la de Príncipe Pío con un voluntario veterano, Toni. Me gustó mucho y me cambió la visión que tenía de las personas sin hogar y me enganchó. Después me pusieron en la ruta de Preciados y poco a poco me fui enganchando más.

¿Qué te ha aportado la experiencia en la organización?
Me cambió la visión que tenía de las personas sin hogar. Me aporta hacer la ruta. Me voy a casa mucho más feliz. Me aportan ellos más de lo que creo que yo pueda aportarles yo a ellos. Me gusta poder ayudarles o sentirme bien porque he hecho desconectar a una persona un ratito de su dura realidad.

¿Qué más cosas sientes que aportas a la sociedad como voluntaria?
Al principio me daba como apuro decir que era voluntaria porque parece que dices: “soy voluntaria, soy buena persona”. Pero ahora lo cuento con normalidad. Sé lo que yo pensaba antes de la gente sin hogar. Quiero explicarle a la gente lo que lleva encima una persona sin hogar para que sepan que están ahí, que es una realidad, que no hay que apartarlas, que son personas, como nosotros. Eso es lo que intento al contar mi experiencia a mi familia, a mis amigos. Intento que me acompañen alguna vez a la ruta y vean lo que hay, que no son personas que están ahí porque han hecho todo mal, que beben, que son drogadictos.

Tu labor consiste también en romper prejuicios…
Lo intento, no sé si lo consigo. No entiendo cuando se habla mal de los mendigos, los indigentes… y demás palabras inadecuadas.

De hecho tú viniste porque alguien te lo contó
Así es. Yo he conseguido que alguna amiga se venga. Mi hermana también forma parte de la organización, otra amiga también… Voy haciendo lo que puedo.

¿Por qué tomaste la decisión hacerte socia de la organización?
Me gusta el trabajo de Solidarios, sobre todo el programa de personas sin hogar. Al principio era más reacia. Me gusta ver primero cómo funcionan las cosas. Me gusta lo que se hace, creo que es útil y por eso di el paso. Creo que es útil y lo veo necesario.

¿Qué cosas buenas crees que se hace desde Solidarios?
Además de personas sin hogar, se hacen cosas en prisiones, un día tuve la oportunidad de ir con Álvaro (responsable de los programas de cultura en prisiones) para conocer lo que se hace ahí, las aulas de cultura y las charlas con los internos. Creo que es necesaria esta labor en la sociedad.

¿Por qué es importante hacerse socio?
Aparte del dinero, que obviamente es necesario para sostenerse, quiero implicarme más, tener peso en la toma de decisiones. Ya que me implico, quiero implicarme bien. Ha pasado suficiente tiempo para darme cuenta de que me gusta cómo funcionan las cosas y de que quiero dar un paso más.

¿Algo que no te guste?
Más que Solidarios, mejoraría cosas del programa. En personas sin hogar hay gente con muy distintas opiniones y creo que, a veces, cada uno hace un poco lo que quiere. Hay unas normas comunes pero al final cada uno hace la ruta como cree. Tendríamos que unificarlo un poco más, y conseguir mayor participación de la gente. Pero eso ya depende de la disponibilidad y de las ganas de cada uno.

¿Es un trabajo que se debe hacer desde la de organización?
Es un trabajo en equipo pero, más que desde la organización, desde los coordinadores de ruta. Tenemos que estar más unidos y hacer ver al resto de voluntarios, sobre todo los nuevos que vienen, cómo funciona esto.

Carlos Miguélez Monroy
Responsable de comunicación de Solidarios para el Desarrollo
Twitter: @cmiguelez