Habilidades de comunicación en situaciones de vulnerabilidad

Compatir en Facebook Compatir en Twitter Enviar por email Más...

PENTAX Image

 

Solidarios para el Desarrollo coordinará el curso Habilidades de comunicación en situaciones de vulnerabilidad el próximo 21 de octubre. Tendrá lugar en La Casa Encendida (c/ Ronda de Valencia nº 2), de 17:00 a 20:00.

Este curso, como el celebrado en noviembre pasado con enorme acogida, es de obligada asistencia para las personas recién incorporadas al voluntariado. Pero en realidad va dirigido a quienes deseen reflexionar y ahondar algo más sobre sus habilidades comunicativas durante su intercambio con personas en situación de vulnerabilidad. En el voluntariado es tan importante como saber qué decir como lo que no decir; se refuerzan ciertas actitudes y habilidades y se contextualizan situaciones del día a día.

El curso será impartido por Helena García, Psico-oncóloga que actualmente trabaja en el Hospital de La Paz con pacientes crónicos y paliativos.

Para apuntarse, las personas interesadas tendrán que rellenar esta ficha y traerla a nuestra sede firmada, o enviarla escaneada. Se trata de un curso gratuito para quienes vayan de parte de Solidarios.

“Sin formación no hay voluntariado”

 

importancia-formacion

Contamos con un calendario formativo de charlas, cursos, seminarios y encuentros para satisfacer las necesidades de formación básica y general del voluntariado, pero también de formación más específica y relativa a determinados entornos.

La formación dota de sentido lo que hacen las personas voluntarias con personas sin hogar, en las cárceles, en el hogar de una persona mayor, en los hospitales, con personas con discapacidad o con problemas de salud mental. En el voluntariado no sólo es importante lo que hacemos, sino sobre todo cómo lo hacemos. Además de herramientas básicas, de habilidades comunicativas y claves para desenvolverse en diversos entornos, los cursos, seminarios y encuentros permiten profundizar y comprender mejor distintos contextos de exclusión social.

Nuestro voluntariado surge como respuesta colectiva ante situaciones de exclusión social. Frente al estigma, la soledad y la dificultad para participar en igualdad de condiciones y oportunidades de muchas personas, el voluntariado favorece el encuentro y el desarrollo de tejido social. La complejidad de la exclusión social requiere de la persona voluntaria una formación continua que, en Solidarios, se considera imprescindible.

Las personas voluntarias demandan pautas para “no meter la pata” en un hospital, en una cárcel o con inmigrantes que tienen una cultura distinta. También es necesario que sepan ponerse límites para evitar llevarse a casa todos sus problemas y que de pronto una actividad que eligieron perjudique su vida familiar, sus estudios o su trabajo. El voluntariado no tiene como objetivo soltar héroes por las calles, sino emprender una lucha contra la exclusión con el ejemplo de su labor, con su denuncia, con su capacidad para elevar propuestas y para influir en su entorno.

No se trata de buscar personas “asépticas” y “equidistantes” ante situaciones dolorosas como puede ser la muerte de un “usuario”. Las emociones son síntoma de vida, de empatía y de humanidad, fundamentales para el voluntariado social. Una persona que no se inmutara ante el dolor ajeno provocaría malestar en su entorno y se encontraría ella misma en una situación incómoda.

Pero sí se trata de evitar sentimientos de culpa que a la larga pesen tanto que la voluntaria encuentre nuevos compromisos para dejar su programa. Se trata de aceptar la situación o, al menos, de trabajar para producir unas condiciones favorables para la aceptación y para poder seguir adelante en la labor voluntaria.

El auténtico voluntariado social se distingue por una vocación transformadora de la sociedad a diferencia de modelos asistenciales que refuerzan las estructuras que general injusticias y exclusión social.

La formación también plantea las relaciones que se generan desde el voluntariado con personas en exclusión y con compañeros de la organización. También se habla de la necesidad de transformarse a uno mismo y de romper prejuicios para poder transformar el entorno.