Frente a la adversidad, Solidarios sigue acompañando

Compatir en Facebook Compatir en Twitter Enviar por email Más...

Si tenemos en cuenta la fecha en que se declaró en España el estado de alarma para contener la propagación de la Covid-19, hoy se cumplen 38 días del confinamiento que nos han llevado a readaptar nuestra forma de trabajar y de ayudar a personas en situación de vulnerabilidad a través del voluntariado. El equipo de Solidarios, como la mayor parte de la población, ahora teletrabaja, mientras que la base social ha sustituido los acompañamientos presenciales a otros telefónicos, virtuales y epistolares. Como sea, pese a las dificultades propias de la situación, las voluntarias y voluntarios de Solidarios siguen demostrando su compromiso y solidaridad con quienes más lo necesitan, lo que es motivo de orgullo e inmensa gratitud.

Las personas mayores, sin hogar, en prisión, con diagnóstico de salud mental o con discapacidad con las que normalmente nuestro voluntariado tiene un contacto cara a cara, bien a través de visitas, rutas de calle o en los diferentes grupos de ocio, sienten ahora, más que nunca, el peso del aislamiento y la exclusión, pero también saben estamos con ellas. Nos comentan que mantener un diálogo con ellas mediante el teléfono, los chats de WhatsApp y las cartas las está ayudando a sobrellevar no solo su soledad, sino también la incertidumbre y el miedo que irremediablemente flota en el ambiente.

Surgen, además, nuevas estrategias creativas para la solidaridad. Por ejemplo, desde el Espacio Artístico de Sevilla personas sin hogar y voluntariado realizan mediante contacto virtual audiovisuales, edición de fotografías, canciones y diversas creaciones que les permite compartir lo que están sintiendo; en Murcia nace Relatos a la cárcel (y un poema), iniciativa por la que cada miércoles se envía al centro penitenciario Murcia II un relato de escritoras y escritores de prestigio (lo que refuerza el envío de cartas del voluntariado a las personas internas en los centros de Murcia, Granada, Madrid y Sevilla en los que tenemos presencia) ; y a narradoras y narradores de la Asociación MANO realizan llamadas a personas sin hogar, mayores, con diagnóstico mental y con discapacidad de Granada, Madrid, Murcia y Sevilla para contar cuentos breves y tener un rato de charla que aliviana y acompaña.

Los grupos de ocio de personas con diagnóstico mental y voluntariado, por su parte, han reforzado su contacto en los chats y también realizan videollamadas. Artistas les están enviando a ellos vídeos con mensajes y canciones que les hacen sentir mejor.

También estamos dando respuesta a través del voluntariado a alguna necesidad concreta de algunas personas en situaciones de soledad y confinamiento más complejas que requieren ayuda para la realización de alguna compra, recado o acción puntual. Por supuesto, manteniendo siempre las medidas de protección y seguridad oportunas.

En cuanto a la actividad formativa de voluntariado que llevamos normalmente en Madrid en colaboración con La Casa Encendida, esta pasará a tener formato online y próximamente anunciaremos fechas de algunas formaciones.

También cabe mencionar el trabajo en red y de colaboración con entidades sociales y administraciones públicas que realizamos en cada una de las delegaciones para poder atender a los colectivos a los que nos dirigimos, como la coordinación con otras entidades sociales, el apoyo del funcionariado de prisiones para facilitar la correspondencia de cartas con las personas internas o la colaboración con centros de mayores, centros de las redes de recursos para personas sin hogar, de personas con discapacidad o diagnóstico mental. Un esfuerzo conjunto necesario para paliar la crisis.

Fotomontaje realizado por Nelson Ramírez, “El Flaco” en el Espacio Artístico en Sevilla.