Solidarios para el Desarrollo ante la “nueva normalidad” del voluntariado

Compatir en Facebook Compatir en Twitter Enviar por email Más...

Los voluntarios y voluntarias regresan a las calles para seguir creando vínculos afectivos con las personas en situación de sinhogarismo

Después de estos meses de confinamiento y distancia social motivados por la crisis de la COVID-19 poco a poco vamos recuperando la actividad presencial de voluntariado. Lo hacemos con enorme ilusión y adaptándonos a las nuevas realidades.

Desde principios de junio nuestros voluntarios vuelven a las calles para reencontrarse con las personas sin hogar en ciudades como Madrid, Murcia, Sevilla o Granada. También con un duro dato: hay más personas que antes en situación de calle.

De ello alerta Jesús Sandín, responsable de Atención a Personas Sin Hogar, que nos explica cómo tanto los recorridos como el número de voluntarios que participan en las rutas de calle se han visto adaptados ante las circunstancias sociosanitarias.

Poco a poco vamos también retomando los encuentros presenciales con las personas que sufren enfermedad mental grave, los mayores en situación de soledad y otros colectivos en situación o riesgo de exclusión social.

Nuevas realidades

Desde que comenzó la alerta sociosanitaria 336 voluntarios de Solidarios para el Desarrollo han acompañado a un total de 669 personas, en muchos casos a través de alternativas al encuentro físico.

Detectar nuevas necesidades y reforzar el acompañamiento a personas en riesgo de exclusión social ha sido y es clave para Solidarios en los últimos meses.

En este sentido el acompañamiento telefónico ha sido indispensable para estar cerca de las personas mayores que viven solas. También para acompañar a las personas sin hogar; un campo en el  que Solidarios ha sido pionero, y que ha aglutinado el 32,5% de nuestras llamadas.

Videollamadas, grupos de whatsapp o incluso cartas han servido también para lograr mantener y tejer nuevas redes durante este periodo. Sabemos que nada sustituye el calor de lo presencial, pero sin duda todo suma a la hora de romper barreras y crear vínculos, especialmente, en circunstancias difíciles.