Un viernes diferente en el Aula de Cultura CP Sevilla I

Compatir en Facebook Compatir en Twitter Enviar por email Más...

Lo que empezó con una charla amable y de superación con el invitado, Javier Lafuente -exjugador de la ACB y profesor de Educación Física- sobre cómo afronta la enfermedad de Huntington de su mujer, se convirtió en una emotiva tarde de agradecimientos y ganas de vivir la vida.

La enfermedad de Huntington es una mezcla entre Parkinson, Alzheimer y Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA). Un compendio que la convierte en una enfermedad rara que afecta a una de cada 10.000 personas en el mundo. Carmen es una de esas 10.000 personas y Javier Lafuente, su marido, lo afronta con humor y lo cuenta con entereza para disfrute y emoción de quienes lo escuchan.

Nos cuentan cómo vivieron este encuentro en el Aula de Cultura de CP Sevilla I el viernes 4 de marzo dos voluntarias: Lily y Marisa.

Foto: SevillaActualidad

Un viernes diferente en el Aula de Cultura CP Sevilla I.

Un viernes tarde del mes de marzo, en el que el calor sevillano se notaba ya en la sala y en el exterior. Todos los internos nos esperaban como cada semana, ávidos de nuevas energías y de nuestro siguiente encuentro, pues tal es la esperanza que recogen en nuestra aula. De pronto, Javier Lafuente, nuestro invitado de ese día, comienza su charlita contando sus anécdotas y su forma de ver la vida cuando era jugador de baloncesto hace ya muchos años; con esta introducción nos lleva a vivir unos minutos emocionantes donde narra la enfermedad de su mujer, la dureza y la superación de vida de ella y de toda su familia.

Con este encuentro, nos hace llorar, nos hace pensar en nosotros mismos, nos hace encontrarnos con nuestra propia situación y sobre todo valorar la vida de otra manera. En definitiva: se nos olvida donde estamos.

Finalmente, 25 internos emocionados nos dan las gracias por nuestro trabajo, nos felicitan por la labor que hacemos y nos agradecen que cada viernes les llevemos un poquito de exterior, algo fresco, algo en lo que pensar y reflexionar cada semana, y también un poquito de nosotros mismos. Una satisfacción enorme para 6 voluntarios/as de Solidarios. Las enseñanzas que vivimos y que nos llevamos nos acompañan, y los internos nos miraban con ilusión desbordados por la ternura y la historia de Javier, la cual seguro tardarán en olvidar.

Gracias Javier por tu vitalidad y capacidad de superación, por enseñarnos tanto en tan poco tiempo (apenas una hora y media) y por compartir con nosotros tus vivencias, tus ganas de vivir la vida y la forma de vivir de tu familia.