“Vivir en la cuerda floja” creatividad y expresión artística en las actividades de la campaña de calor de Sevilla.

Compatir en Facebook Compatir en Twitter Enviar por email Más...

Cada día entre 15 y 20 personas sin hogar están participando en el Espacio de Encuentro Participativo en Sevilla en las actividades propuestas por Solidarios para esta Campaña de Calor.

Los lunes, en la actividad de Collage, este año estamos descubriendo nuevos artistas que nos están abriendo la mente y ayudando a perfilar la técnica. Estamos trabajando de manera individual el lema elegido por todas para esta campaña de calor “Vivir en la cuerda floja” y también lo que cada cual tenemos en nuestro interior y que queremos mostrar a los demás. Esto último lo vamos a trabajar en latas, que luego se unirán para crear una única pieza de gran formato creadas de manera colectiva.

El taller lo facilita Sema Saborido, que nos envía estas fotos de las obras que están trabajando:

 

Y los miércoles, con Clara Malpica, la actividad de Arte Multidisciplinar investiga en torno a las diferentes formas de comunicar dentro del arte. Así, tomando las diferentes disciplinas del arte como meras herramientas, damos vueltas en torno a los conceptos de desigualdad, invisibilización, aporofobia y, en nuestro caso, las malas condiciones de la ciudad en torno a las realidades de un contexto en el que el calor se lleva vidas y los recursos brillan por su ausencia. Así se expresan también las reivindicaciones de las personas sin hogar, que están olvidadas por nuestra sociedad.

Todo esto se hace posible mediante instalaciones, videoactivismo, videoarte, performance y un largo etcétera en el que los límites se difuminan y nos dejan de importar para tratar lo que realmente nos interesa: nuestras propias necesidades. ¿Cómo se transfiere esto a lo tangible? Este año comenzamos el proceso de plantear la logística de nuestra exposición, que queremos que vea la luz antes de final de año. En ella, tendremos instalaciones interactivas en las que actúan materiales reconocidos como el cartón, el agua, la contaminación acústica de la ciudad de Sevilla y hasta nuestro propio sudor.