Ventanas de libertad. Pintando segundas oportunidades

Compatir en Facebook Compatir en Twitter Enviar por email Más...

Presos de Valdemoro pintan una playa gigante en el patio de la cárcel fomentando el arte como una forma de libertad. 

Dentro de una actividad artística, promovida por Taruga Creaciones y Solidarios, un grupo de internos ha participado en una formación de pintura con el objetivo de crear nuevas oportunidades laborales bajo el lema: “pintando segundas oportunidades”

El resultado es un mural de más de 20 metros que decorará desde hoy el patio del módulo 6 del Centro Penitenciario Madrid III y con el que los internos se han mostrado muy participativos.

Internos de la cárcel de Valdemoro han participado en una actividad artística solidaria de la mano de Taruga Creaciones y Solidarios con el objetivo de experimentar el arte como una forma de libertad. Una manera de evadirse de sus rutinas penitenciarias y de minimizar la exclusión social que se genera dentro de estos entornos.

El arte como medio de expresión e inspiración

Esta acción solidaria pretende también despertar inquietudes y talentos que les puedan servir en el día de mañana con las herramientas necesarias como opción laboral. El grupo de participantes se ha mostrado muy colaborativo para crear este mural de unos 25 metros cuadrados que decora, desde hoy, el patio del módulo 6 del Centro Penitenciario Madrid III. “Un mural así le va a dar mucha vida al módulo”, afirmaba ilusionado Aziz, uno de los internos participantes en la creación. Junto a un equipo de muralistas profesionales de Taruga, han plasmado en la pared un paisaje gigante de una playa con islas y palmeras de fondo. Un colorido e inspirador mural que les servirá de evasión durante el tiempo que les quede de condena. 

“Este voluntariado rompe la rutina y el día a día de los internos”, asegura Álvaro Crespo, responsable de los programas de Cultura en Prisiones de Solidarios,  “entendemos que la cultura es un elemento de reinserción y, sobre todo, que la cultura actúa como un pegamento social, como un elemento de cohesión entre los de dentro y los de fuera”, concluye.

Desde Taruga Creaciones, empresa de murales que crea espacios únicos a través del arte, llevan a cabo diversas propuestas artísticas con colectivos desfavorecidos en su afán de creer en el “arte para avanzar”. Según David Murcia, CEO de Taruga, “las capacidades artísticas que permitan ganarse la vida con el arte y haciendo lo que te gusta te aporta una gran libertad, estés donde estés”.

 

 Apostar por la integración e inclusión social y laboral

Los internos del centro han disfrutado con el desarrollo de esta actividad artística. Pintar un mural con sus propias manos, en su ambiente carcelario, les ha hecho sentir un poco más libres.

Ante la temática elegida, Israel, otro de los participantes comentaba que el mar significa esperanza y libertad” para ellos. Cuando se les preguntó que qué harían en un paisaje como el del mural, la mayoría lo tenía claro: “no dudaría en darme un baño y disfrutar de las olas”.

En esta época del año en la que estar asilado de la familia se hace menos llevadero, “el arte es una forma de escapar, es una forma de no estar aquí”, subraya Joel. El objetivo de Taruga también es formar a la gente para emprender carreras profesionales y despertar talentos en personas con capacidades artísticas, porque “creemos que, a través del arte y la pintura, podemos ofrecer segundas oportunidades”, afirma David Murcia. “Todo el mundo se merece una segunda oportunidad porque errores podemos cometer todos. Somos muchas más cosas aparte de presos”, destacaron los propios internos de la cárcel.